Ha ratificado el Tribunal Supremo dos sanciones impuestas en el año 2017, con un total de 151.000 euros, Javier Bardem el actor progre, por infracciones tributarias derivadas del IRPF de los años 2006 y 2007 y cometidas por una sociedad Pinguin Films, S.L. de la que era socio y de la que el administraba, según señala El Economista. Javier Bardem ha recurrido al Supremo tras las condenas en su contra por su actividad ilícita como administrador único de la empresa Pinguin Films, SL, con la que cobra ganancias en el cine, sociedad instrumental, como sucede con los famosos futbolistas últimamente, le termino dando problemas fiscales. Hacienda lo ha denunciado, ya que las ganancias declaradas por la sociedad eran menores que las reales (evasión de impuestos), escondiendo la cantidad que debía pagar de IRPF como debe cumplirse por ley. Ahora el Supremo, en su sentencia, encuentra «una diferencia abismal entre lo que pagó y lo que debe pagar, valoración que resulta del procedimiento previsto en las normas tributarias».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.