#NoticiaSport #MMA

Santiago Ponzinibbio ha abierto nuevos caminos para el UFC en Sudamérica, pero no fue el primer argentino en hacerlo.

Ponzinibbio podría ser el peleador no brasileño más condecorado del sur del continente. Su racha de seis victorias consecutivas ayudó a UFC a realizar su primera incursión en Argentina con una tarjeta Fight Night el 17 de noviembre en Buenos Aires. "Gente Boa" se enfrentará a Neil Magny en el evento principal. Una victoria para Ponzinibbio en el evento del sábado por la noche en el Parque Roca Arena probablemente cambiará las artes marciales mixtas en Argentina para siempre, aumentando la popularidad tanto del atleta como del UFC. Pero otro talento argentino tuvo la oportunidad de hacer ese mismo empuje hace 13 años, en un momento en que el UFC no era tan grande como lo es hoy y la idea de que el Octagon viajara a Sudamérica parecía ser un sueño lejano.

Alex Schoenauer, nacido en El Bolson en 1976, se mudó de Argentina cuando tenía 15 años. Una década más tarde, Schoenauer entró por primera vez en un combate profesional de artes marciales mixtas, y obtuvo la primera de las siete victorias que le valieron la pena. Spot en el reality show de televisión que cambió la historia de la UFC.

"Me mudé a Las Vegas no porque fuera algo que quería", Schoenauer le dice a MMA Fighting, "pero en ese momento, al estar involucrado en este deporte, pensaba:" ¿Dónde está el mejor lugar para desarrollar mis habilidades si quisiera? ¿Peleas profesionalmente? 'Es Las Vegas, la capital mundial de peleas, donde se encuentra la UFC, o en el campamento de Miletich (Pat) en Iowa.

"En ese momento, Frank Mir tenía el título y él era uno de los mejores peleadores en el juego, así que quería ir donde estaba entrenando, donde consiguió su cinturón negro en jiu-jitsu, así que me mudé a Las Vegas y Comenzó a entrenar con la misma persona que tiene bajo su cinturón negro ".

Entrenando con el entrenador de jiu-jiu-jitsu brasileño Sergio Penha, quien lo graduó de cinturón negro años más tarde, Schoenauer fue uno de los 16 atletas encerrados dentro de una casa en Las Vegas para competir por un contrato de seis cifras con el UFC a través de El último combatiente.

La temporada inaugural produjo varias estrellas de MMA, un futuro campeón de UFC y un maníaco luchador en Diego Sánchez que continúa compitiendo hasta el día de hoy. Schoenauer, por otro lado, fue una de las caras en la casa que muchos fanáticos no recuerdan, pero durante un tiempo fue un gran problema en Argentina.

"Antes del programa de televisión, El último combatiente En la primera temporada, el deporte se veía de manera diferente en Argentina ”, dice Schoenauer. "La mayoría de la gente simplemente no sabía de qué se trataba. No sabían por lo que pasaron los combatientes solo para llegar allí. El público solo pensó: 'Oh, un grupo de chicos simplemente saltan en una jaula y solo pelean entre sí'. Ellos simplemente no sabían el aspecto marcial de la misma. Así que después del programa de televisión, se abrió [everybody’s eyes]. Básicamente cambió el deporte de la noche a la mañana. Abrió los ojos de todos, lo que [MMA] realmente se trató y cómo fue un verdadero deporte, y todos comenzaron a verlo y apreciarlo. Simplemente cambió todo. No era lo que ellos pensaban que era ".

Forrest Griffin, Stephan Bonnar, Sanchez y Kenny Florian fueron algunos de los atletas más exitosos que salieron de esa temporada inaugural. La carrera de Schoenauer terminó abruptamente. Perdió ante el eventual ganador de la temporada Griffin en su primera pelea en el programa.

"Al principio, cuando el programa salió y se emitió en Argentina, fue un gran problema", dice Schoenauer. "Pero mucha gente no sabía que yo era el primer argentino en este deporte. Y después de un tiempo, si no te mantienes en la cima, la gente se olvida. Fue una especie de gran problema mientras se emitía el programa de televisión, y luego, una vez que se detuvo ahí, fue como "Está bien, sigue".

En la tarjeta de debut de TUF Finale en abril de 2005, Schoenauer experimentó su primera y única oportunidad oficial de competir bajo las luces brillantes de la UFC. En una noche que pasaría a la historia como la que probablemente salvó a la compañía, con Griffin y Bonnar en una batalla clásica por el contrato de seis cifras, la carrera de Schoenauer no duró más de 20 segundos. Perdió a Mike Swick por nocaut en el primer asalto.

Posteriormente, el argentino fue despedido por la UFC y pasó los siguientes años compitiendo en espectáculos regionales hasta que surgió la International Fight League. Con un formato de liga de equipos, Schoenauer tuvo un récord de 5-5 en los próximos dos años en la IFL, hasta que la oportunidad de regresar al UFC llamó a su puerta principal.

Algún tiempo antes de que UFC absorbiera la división de peso semipesado de WEC, a Schoenauer se le ofreció la oportunidad de reemplazar al lesionado Mark Muñoz en el aviso de días contra Steve Steinbeiss en WEC 36. Tomó la pelea, pero fracasó pocos días después de que Schoenauer sufriera una , muy mala ”lesión de los isquiotibiales.

Ahí es cuando su vida cambió para siempre.

Al margen del deporte que amaba, Schoenauer tuvo la oportunidad de involucrarse en el trabajo de especialistas para la industria cinematográfica, y eso lo alejó de las artes marciales mixtas.

"Eso es lo que realmente me mantiene fuera del juego de lucha", dice Schoenauer. "Quería volver a pelear, pero siempre estoy trabajando en las películas. El cine es más una carrera que una pelea, donde no sabes cuándo será tu próxima pelea. El dinero, a menos que seas un top 10 [fighter] En esto, no estás ganando dinero. La escala salarial es muy, muy por todas partes. No te pagan nada a menos que seas un hombre de primera categoría ".

El ex peso semipesado ha trabajado en más de 20 películas hasta ahora, incluyendo "Fast 5", "Abraham Lincoln: Vampire Hunter", "Star Trek: Beyond", "xXx: Return of Xander Cage", más un par de "Transformers " películas. También trabajó en "Bumblebee", el siguiente capítulo de la Transformadores Serie que se estrena el 21 de diciembre en Estados Unidos.

Schoenauer ha hecho muchas cosas salvajes como un doble en los últimos años, desde saltar desde un acantilado de 250 pies hasta saltar de automóviles en movimiento. "Todo tipo de cosas", se ríe.

"Es algo que siempre me gusta. Aventura, locura ”, dice Schoenauer. "Era como, 'Hey, te van a pagar por saltar desde un acantilado'. Lo haré. Eso suena bien. Era lo mismo que cuando descubrí que me podían pagar para saltar en un ring y pelear con alguien. "Oye, me pagan por eso? Regístrese. ’Pero había más nivel de habilidad. … En ambos niveles de habilidad, debes entrenar para saltar de un tren. Si quieres hacer caídas altas, si quieres conducir, tienes que entrenar todo eso. Igual que las artes marciales. No solo, 'Oh, voy a saltar a la jaula y luchar' ".


Alex Schoenauer ha trabajado como doble en más de 20 películas en los últimos años.
Fotos cortesía de Alex Schoenauer.

Ser un doble no es fácil. Obviamente, es un camino muy peligroso y arriesgado, pero es más fácil para Schoenauer que torcer sus extremidades en direcciones poco naturales y recibir un puñetazo en la cara para ganarse la vida.

"De todas las cosas que he hecho en mi vida, y que he hecho mucho, pelear no solo es físicamente exigente, es mentalmente exigente, una de las cosas más difíciles que puedes hacer", dice Schoenauer. "Puedes preguntarle a Dave Bautista, él es un muy buen amigo mío. Lo entrené para su primera pelea de MMA. Es un luchador profesional, ha pasado por muchas cosas en su vida y dijo lo mismo: "Una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida fue prepararme para una pelea de MMA".

"Puedo mirar hacia atrás y esa es una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida. La pelea, cuando sales a la jaula, es fácil. Pelear la pelea, eso es fácil. El trabajo duro es entrenar, pasar los tanques de tiburones, volver al gimnasio todos los días después de recibir una paliza, magullarse y despertarse a la mañana siguiente para hacerlo una y otra vez y otra vez. Mentalmente, físicamente, emocionalmente, simplemente te derriba. Realmente tienes que pasar todo para seguir, para llegar al ring ".

La última vez que Schoenauer entró en una jaula para competir fue hace casi una década. Con Renzo Gracie como árbitro en Bitetti Combat, Schoenauer se enfrentó al ex campeón de peso mediano de WEC y al ícono de PRIDE Paulo Filho. Perdió una decisión cercana esa noche en Río de Janeiro, y luego nunca volvió a pelear.

"Para ser honesto contigo, nunca me llamé a mí mismo con MMA", dice Schoenauer. “Cuando obtuve la pelea de Paulo Filho, estaba en la mejor forma, mi jiu-jitsu era genial. Obviamente, no pudo someterme en la pelea. A pesar de que la decisión fue a su favor, toda la multitud brasileña que odia, no odia, pero no piensa mucho en los argentinos … Entré al ring como argentina y todos se levantaron y me abuchearon. Cuando entré en ese estadio, miraba hacia arriba para ver cuándo me tirarían las botellas. Pero cuando salí de ese anillo y salí de ese estadio, todos se pusieron de pie y me aplaudieron. Ellos pensaron que yo había ganado la pelea. He ganado mucho respeto de los fanáticos esa noche.

"Estaba listo, 'De acuerdo, ¿dónde está la próxima pelea?', Pero luego recibí llamadas telefónicas para trabajar en la industria de dobles y esas llamadas seguían llegando, así que seguí haciendo eso. Es otra pasión que tengo, así que decidí hacer esto mientras [fighting] no estaba funcionando ".

La puerta para una pelea de regreso está abierta para Schoenauer. "Me encantaría tener otra, no una, sino varias reapariciones", dice. "Todavía entreno, todavía voy al gimnasio para entrenar con Sergio y Stephan Bonnar, entrenamos". Pero comprometerse a un campo de entrenamiento a los 42 años, después de estar alejado del deporte durante nueve años, sería tan exigente que Schoenauer lo haría. Necesito detener su carrera en la industria del cine para volver a tener éxito en la jaula.

"No voy al gimnasio por solo un mes y me peleo", dice Schoenauer, "Tengo que estar en el gimnasio por aproximadamente tres, cuatro meses y prepararme y luego pelearme". Entonces, sí, me encantaría hacer eso ".

Con Schoenauer fuera del mundo de las MMA durante casi una década, y Ponzinibbio ahora está teniendo éxito dentro del Octágono, "Gente Boa" se ha convertido en el nombre más grande de Argentina en artes marciales mixtas. Schoenauer admite que no ha seguido la carrera de Ponzinibbio o que no ha visto UFC mucho recientemente. La última pelea que vio fue Khabib Nurmagomedov contra Conor McGregor, y no estaba tan impresionado, pero aún cree que tener a un argentino clasificado entre los mejores en El mundo es una gran cosa para Sudamérica.

Sin embargo, el luchador retirado también cree que los combatientes argentinos deberán continuar saliendo del país para encontrar la mejor formación para triunfar al más alto nivel. Como hizo Ponzinibbio hace años, cuando se mudó de Buenos Aires para entrenar en Brasil antes de cambiar su campamento al American Top Team en Florida, Schoenauer aconsejaría a todos los prospectos argentinos que abandonen el país hasta que la MMA se convierta en un acuerdo más grande en casa.

"Desearía que hubiera más argentinos involucrados en este deporte", dice Schoenauer. "Argentina no tiene el nivel de exposición en artes marciales que tenemos aquí en los Estados Unidos con los campos. Para poder luchar a nivel de la UFC, tienes que tener un entrenamiento superior, y creo que Sudamérica, aparte de Brasil, no tiene realmente ese entrenamiento y educación de lo que se necesita para ser un luchador de MMA.

"He estado allí en [Argentina in] el pasado, los seminarios y el nivel de habilidad … las personas que practican este deporte, son muy entusiastas y entusiastas, es genial y me encanta eso de los países de América del Sur, pero no hay una base para tener una buena reputación. talento. Tienes que al menos salir del país y buscar otros lugares para hacer campamentos.

"Para ser honesto contigo, nunca pensé que [the UFC] iría [to Argentina] En todo, período, debido al valor económico, el dólar ", agrega Schoenauer. "Obviamente, tienen que hacer ventas de boletos, y la economía de Brasil -el dólar frente a su dinero- no es una diferencia demasiado grande. Donde en algún lugar como Argentina, la devaluación es tan grande de lo que resultan. Para que una gran empresa baje e invierta grandes sumas de dinero en ofertas y lugares de televisión y todo eso, tiene que ver un rendimiento, y es difícil. Creo que es genial que UFC sea capaz de hacer eso, es genial para el deporte. Ya veremos. Si continúan haciendo eso, sería genial ".

Las finanzas de UFC Argentina deberán hacer que el evento valga la pena para la empresa, pero una victoria del título para Ponzinibbio definitivamente ayudaría al caso del país. "Gente Boa" ha ganado sus últimas seis peleas en el Octágono, una carrera destacada por las victorias sobre Gunnar Nelson y Mike Perry, y podría muy bien entrar en la foto del título si es victorioso contra Magny el sábado.

"El deporte se desarrollará sin importar qué", dice Schoenauer. "Desde la primera Último luchador mostrar que es una locura cómo se desarrolló, pero tener algo así, un argentino que toma el título y saber cómo Argentina apoya a su gente, traerá cambios de la noche a la mañana. Eso hará que sea más fácil exponer el deporte y traer lo que se necesita para crecer el deporte. [in the country].

"Nuestros recursos son limitados, y eso lo haría mucho más fácil".


Santiago Ponzinibbio está buscando extender su racha ganadora a siete juegos consecutivos cuando desafíe a Neil Magny en su ciudad natal.
Esther Lin, MMA Fighting

Noticia Sport MMA

Noticia Sport

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.