#NoticiaSport #Runing

(foto Trievolution)

Frenesí, agitación, espacios reducidos, corazón a corazón. Por lo tanto, la primera fase de un triatlón podría resumirse. La adrenalina esperando el lanzamiento que inicia la competencia, el calor del traje esperando el inicio o el frío del agua que nos espera, la búsqueda espasmódica de la mejor posición en el despliegue y la conciencia de la fatiga que nos espera.

SHOCK En esencia, las primeras etapas de la carrera son un verdadero shock: comienza a toda velocidad y después de unos cientos de metros, uno tiene la sensación de haberse quedado sin gasolina y el miedo a habiendo comprometido la carrera. Como siempre, para prepararse en una situación tan agitada, debe hacerse la prueba en los meses previos a la cita competitiva.

EN LA PISCINA Aprender cómo recuperarse en la piscina es esencial: las orillas y los carriles ofrecen la seguridad necesaria para enfrentar las dificultades repentinas incluso con claridad. Como en otras circunstancias, es importante reproducir las situaciones de competencia durante las sesiones en el tanque: en este caso, debemos aumentar la capacidad de aprovechar la recuperación activa, es decir, nadar en lugar de quedarse quieto.

RECUPERACIÓN ACTIVA La recuperación activa se refiere a la disminución de la respiración y la disminución de la frecuencia cardíaca mientras se nada lentamente y sin tener que detenerse en el borde de la piscina. Por lo tanto, realice este tipo de ejercicio: 50 metros rápidos seguidos por 200 metros a velocidad controlada (recuperación activa); repita 4-5 veces, aumentando la distancia de la parte rápida.

Alberto Fumi

© Reproducción

Noticia Sport Running

Noticia Sport

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.